Skip to content

Vuelo ultraligero en San José Iturbide, Guanajuato.

septiembre,2010

Hoy en día existe la posibilidad de cruzar los aires de manera segura, en contacto con la naturaleza, y por qué no, casi, casi cruzar vuelo con algunas águilas o gaviotas que planean por la zona.

Una vez que haya ingerido un poco de alimento, se encamina uno hacia la pista de despegue que se encuentra como a 10 minutos del centro, ahí lo recibirá gustosamente el capitán, que con mucho gusto le explicará la ruta de viaje, a cuántos pies de altura volarán, cuál será el recorrido y cuánto durará.

Ya con la hélice en funcionamiento, con las alas tipo delta desplegadas, uno se dispone a ubicarse en el asiento tandem, es decir, atrás del piloto, para después abrocharse el cinturón de seguridad, después deberá ponerse unos audífonos, con los cuales establecerá comunicación directa con el piloto y así ir intercambiando comentarios o miedos, según sea el caso.

Una vez bien instalados en el aeroplano, el piloto procede a tomar pista para meter el acelerador a fondo y así elevarse hacia las alturas, durante el trayecto para tomar altura empezará a observar cómo las casas, los pastizales y campos de fútbol se empiezan a hacer pequeños por la elevación, hasta que al fin se estabiliza el pequeño avión a una altura de 300 metros aproximadamente.

Ya en las alturas el panorama se aclara, el corazón vuelve a latir con normalidad, con la posibilidad de poder disfrutar el viaje. Aquí en las alturas la vida se dimensiona de manera distinta, se reflexiona y se aprecia más la vida, la naturaleza y en realidad todo cuanto nos rodea.

Si usted le sugiere al piloto un poco más de emoción de inmediato activa la adrenalina y cambia de rumbo para caer en picada, en caída libre,  pero no se espante,  son aviones muy seguros y nobles.

Después de esta primera emoción fuerte, el avión vuelve a tomar su curso normal a una altura constante para sobrevolar un pequeño lago que se encuentra en la hoja de ruta, aquí el pequeño artefacto baja de altura, de manera paulatina, y así poder observar el movimiento de huida de todos los patos que mueven las alas listas para elevar el vuelo y salir despavoridos por el ruido del motor.

Después el avión vuelve a tomar altura para disfrutar con calma de los bellos paisajes que nos regala esta hermosa tierra, pero cuando menos se lo esperavira hacia uno de los lados, para volver a caer libremente, pero en esta ocasión dando giros leves, cargados de adrenalina.

El recorrido dura alrededor de 15 minutos,  todo en orden y con mucha seguridad. El descenso y aterrizaje es muy tranquilo y seguro.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: