Skip to content

Vado Hondo, Cosala un puente que tiembla

mayo,2010

Si los puentes del periférico te dan miedo, entonces espera a encontrarte con, una cuerda floja, un puente que parece más una caminata entre columpios y otros más que obligan a explotar toda tu destreza mental y física. Esta experiencia de altura está a una hora y media de Mazatlán, y a una hora de Cosalá.

La comunidad de Vado Hondo se localiza en la serranía de Sinaloa, su perfil turístico había sido explotado desde hace varios años con la aparición de un balneario que visitaban los habitantes de las poblaciones cercanas, pero la cantidad de turistas estaba limitada, ahora han decidido buscar otros mercados: los que desean emociones fuertes.

Como parte de las atracciones turísticas de Cosalá, el canopy deVado Hondo fue desarrollado para que los visitantes se trasladen desde Mazatlán para conocer un pueblo mágico y probar algunas actividades como la de temazcal, paseo en cuatrimotos por el lecho de un río, visitar minas y claro, descender a más de 50 kilómetros por hora en líneas de acero.

El canopy de Vado Hondo definitivamente se ve triste en época de secas, por lo que se recomienda ir después de la época de lluvias, cuando toda la vegetación está en su mejor momento y las cascadas tienen vida cuando literalmente se desbordan y rugen al caer, convirtiéndose en una corriente que pasa como un bólido.

Lo interesante de este canopy no son sus grandes tirolesas, lo que más llama la atención son sus puentes colgantes, ideales para probar el control que cada individuo tiene de sus miedos.

Para concluir la última parte del recorrido los guias te sujetan a una línea de acero de la que te puedes sostener para no perder el equilibrio.

No te espantes. si alguien se cae el cable lo sostendrá, incluso cualquiera podría atravesar colgándose del cable de acero, dejando que las poleas hagan el trabajo.

Pero ese no es el chiste, lo que vale es el esfuerzo, el controlar tu temor a 20 metros de altura mientras coordinas pies, brazos, rodillas y hasta la respiración.

El primer reto es un puente que podríamos compararlo con uno tibetano, sólo que a diferencia de éste, el de Vado Hondo no tiene soportes a los lados, o sea que no tienes pasamanos, sólo algunas cuerdas bajo tus pies que se entrelazan, y si en un momento del cruce empiezas a escuchar música de circo, tendrás toda la razón para sentirte un equiIibrista.

Mientras todo se sigue moviendo bajo tus pies, los compañeros de reto estarán apoyándote. Cada vez que alguien cruza es un buen momento para aplaudir y echarse porras.

Cuando logres atravesar el primer reto te encontrarás con una especie de columpios y, sí, te mantienes a casi 20 metros de altura.

Pisar el primero no tiene gran ciencia, el problema inicia cuando quieres pasar al siguiente, porque cada micropaso que das provoca que se mueva el que estás pisando y ese mueve a los demás, es como flotar en el aire.

Mientras más dudes más complejo se vuelve el asunto, así que carnina seguro, sin miedo al vacío y cuidando los dedos de las manos para evitar un “apachurrón” con la polea.

Finalmente te espera una cuerda floja, pero eso ya es pan comido después de lo que viviste, sólo debes caminar derecho y saber que si pasaste el reto y ya no quieres trabajar en lo que te desempeñas entonces será cuestión de tocar la puerta, mejor dicho “la carpa” .. el circo te espera.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: